Las reglas de oro en tríos o encuentros swingers

Las reglas de oro en tríos o encuentros swingers

Uno de los deseos o fantasías más recurrentes en hombres y mujeres es imaginar que su pareja está teniendo sexo con otra persona, sin embargo, del dicho al hecho hay un trecho. Lograr concretar un trío o un intercambio equitativo con otras parejas, requiere de varias conversaciones previas, compromiso mutuo, así como mucha madurez emocional y sexual.

Por otro lado, se espera que, al compartir la cama con otro u otros, esta intrépida práctica sea una opción que ofrezca la oportunidad de fortalecer el vínculo o de evitar la infidelidad.

Hoy día, este fenómeno no sólo se manifiesta entre parejas consolidadas, sino también en noviazgos recién establecidos y solteros en busca de sexo casual. En el pasado este tipo de prácticas, donde se incluía a un tercero en al acto o de realizar intercambios de parejas, resultaba para muchos una transgresión, irrespeto al otro e incluso una aberración, ya que pensaban que podía poner en peligro la unión de la pareja, por los celos o el mal manejo de las emociones, aún hoy, muchas personas piensan así.

Lo cierto es que, con el tiempo se ha adoptado como una forma donde la permisividad consensuada, ofrece la idea subyacente de evitar el dolor del engaño que produce la infidelidad y en otros casos, es una manera de satisfacer las ganas o matar la curiosidad de tener nuevas prácticas sexuales.

El crecimiento de este tipo de encuentros coitales ha sido tal que en las principales ciudades de muchos países, sobre todo occidentales, se pueden encontrar grandes comunidades y grupos (secretos en su mayoría) que se reúnen con cierta frecuencia, en lugares privados y seguros, para tener este tipo de prácticas sexuales con 3 o más personas.  

Los problemas surgen cuando no se cumplen las reglas, que ya se han hecho universales dentro de lo que denominan movimiento swingers. Las parejas o personas que deciden experimentar o sumergirse en estas prácticas, deben saber entrar y salir de ellas sin mayor repercusión que la obtención de un placer adicional de satisfacción sexual.

Es por ello que antes de actuar, haya una comunicación honesta en la pareja, con mucha claridad, sobre todo lo que implica este tipo de encuentros y que las normas se respeten a cabalidad, para evitar generar culpas, reproches o conflictos vinculares. En tal sentido, los involucrados deben estar seguros de las posibles repercusiones emocionales. No es algo que se haga por moda, hay que estar bien informado y preparado para ello.

Las reglas de oro

El hecho de que las personas que practiquen tríos o sean swingers sean de mente abierta o muy liberales en lo sexual, no quiere decir que todo se valga, si bien hay libertad en los encuentros, no cabe para nada el libertinaje. Existe un decálogo o 10 reglas de oro que se deben cumplir al 100%, si decides entrar en este mundo, a continuación, te las enumeramos:

  1. No es No. En un trío o en un ambiente swinger, nada se hace de forma forzada. Todo tiene que fluir y se debe tener el consentimiento previo de todas las partes. Y lo más importante, nunca hay que preguntar por qué no. Es la decisión de la pareja y hay que respetarla por encima de todo. Nada de reprochar o de intentar convencer. Esto es sagrado en el mundo swinger y debes tenerlo en cuenta.
  2. Solas y Solos, pueden estar. No hay que tener pareja para ser parte de un trío o ser swinger. Esto es así porque muchas parejas tienen la fantasía de hacer un trío. Ya sea Hombre-Mujer-Hombre o Mujer-Hombre-Mujer. Por eso la participación de personas solteras o singles es válida. También se les suele llamar corneadores o unicornios, aunque estos términos son poco usados y de igual manera, aunque sean solteros, deben respetar las reglas de oro.
  3. La edad. Esta puede variar según la comunidad o grupo. Aunque el ambiente swinger pueda parecer, en ocasiones, algo “inmaduro”, lo cierto es que hay que tener cierta madurez (Emocional, Intelectual y sexual) para entrar en este mundo. Es por eso que, por norma general, no está permitida la entrada a los menores de 25 años en muchos bares swingers.
  4. Tratarse con respeto. En este tipo de prácticas es importante que se sientan cómodos en todo momento, por ello, si hay algo que no te gusta de la tercera persona que se involucrará en el trio o de la pareja de intercambio y quieres decírselo a tu pareja sin que los terceros se sientan ofendidos, pueden acordar una palabra clave como por ejemplo “necesito agua”. Te ayudará tanto a ti como a tu pareja a estar más seguros. Además, al usar esta palabra clave no estarás ofendiendo a la otra pareja, si es lo que realmente te preocupa. Si los rechazados son ustedes, no lo tomen personal, cada quien es libre de sentirse atraído o no por ustedes.
  5. Nunca en tu casa. Esta es una de las normas no escritas del movimiento swinger, es importante no quedar en tu propia casa. Es fundamental separar la vida swinger de tu vida laboral o familiar. Y no porque esté mal, sino porque, simplemente, es algo muy íntimo que no tienes por qué compartir con el resto de personas del mundo.
  6. La higiene es prioridad. El trío o el intercambio es para disfrutar. No debe convertirse en un problema. La higiene y la salud, son primordiales en este tipo de prácticas. Ir limpio y aseado es un requisito indispensable. Además, no hay que decir que el preservativo debería ser de uso obligatorio. Si el tercero o la pareja de intercambio se niegan a usarlo, te recomendamos que pares inmediatamente y que les invites a irse. No hay que jugar con la salud.
  7. Estar sobrios. Para disfrutar plenamente de la relación es importante que las parejas no tengan exagerados niveles de alcohol en su sistema. Además, con unas copas de más el rendimiento sexual no es el mismo, por lo que puede haber desencuentros y discusiones porque no se rinda lo suficiente. Es mejor que opten por cócteles  y bebidas sin alcohol en estos momentos. Si quieres consumir alcohol por los nervios, no te preocupes, esa ansiedad se pasará enseguida, además recuerda que no hay obligación de hacer algo que no quieras. Si vas a tener un intercambio swinger, deja al alcohol fuera.
  8. Esta práctica no tiene costo. Hacer un trio o un SW es por el placer y la diversión, no por dinero. Así que, si una persona te ofrece un intercambio por dinero, desconfía. También es importante que acudas a lugares de intercambios de confianza y no a cualquier bar.
  9. Limítate al encuentro sexual. Como ya lo hemos mencionado, un trio o intercambio swinger es un encuentro por placer. Es muy importante que nunca rebases la barrera. Por una parte, evita juzgar el cuerpo o los genitales de los demás, mucho menos compararte con los demás, estas prácticas no son para evaluar cuan escultural o no es el físico de las personas, simplemente es para disfrutarse sexualmente. Por otro lado, no es recomendable que le cuentes intimidades a la otra pareja, evita revelar datos personales, como tu dirección, tu familia no debe ser tema de conversación, y tus finanzas no deben ser algo público. El intercambio debe quedarse en el lugar donde se produce, ya te mencionamos que no sea en tu casa. Si das pie a más, es posible que en un futuro haya problemas. Nadie quiere complicaciones ¿cierto?
  10. Cada quien corre con sus gastos. Si el encuentro sexual se efectúa en un bar especializado, en una casa club o plan de fin de semana, cada quien corre con sus gastos.

Las pautas o normas para un trio o intercambio de pareja son claras y estrictas, más aún si son ocasionales, tal como ocurre en la mayoría de los casos. Según lo expresan sus practicantes y grupos a favor del movimiento SW, la mayoría de estas normas están diseñadas para encuentros sexuales casuales, no para parejas poliamorosas cerradas o consolidadas, aunque son igual de útiles la para las relaciones no monógamas.

Quienes lo practican, tienen muy consciente lo que hacen y una muy buena capacidad para disociar la imagen de la persona que se ama, con la otra que solo es un sujeto sexual (esto último suena desagradable decirlo, pero es así). Si nunca has tenido una experiencia de este tipo, pero tienes el deseo que ocurra, te invitamos a leer nuestro artículo Recomendaciones para tener un trío o intercambio de parejas por primera vez

Rafael Tapias

Director Especialista Dinámica Social y Ecología Humana, Investigador, Escritor, Conferencista, PsychoSocial Trainer

Deja un comentario

Cerrar menú
error: Este contenido esta protegido por Derechos de Autor!!!
×
×

Carrito