¿Puedo convertirme en adicta al vibrador?

¿Puedo convertirme en adicta al vibrador?

Ya hemos mencionado en otros artículos que los extremos casi siempre son malos y pasar el día con un vibrador en la vagina puede que sea poco sano, si es a lo único que dedicas tu tiempo. Una adicción es la practica recurrente de algo que te aleja o impide cumplir actividades que te permiten tener una buena calidad de vida, ser productiva, cuidarte, relacionarte con otros, descansar, cumplir metas, entre otras cosas.

Hacerse adicta al vibrador o consolador si es posible. Si la frecuencia con la que lo usas ha llegado a un punto en el que has descuidado tareas cotidianas vitales o necesarias, podrías ser una adicta a la estimulación mecánica auto infringida. Las razones que pueden llevarte a caer en esta adicción, recaen en el poder alcanzar el orgasmo. El orgasmo femenino es algo extraño y poderoso, algo tan deseado que al conseguirlo, la mujer busca lograrlo la mayor cantidad de veces, y es que en definitiva tener orgasmos es una de las mejores experiencias de la vida.

Ahora, es importante dejar claro que lograr orgasmos de manera asistida no es nada malo, entre lo que es normal, natural o sano, lo importante es recordar que siempre que no afecte tu salud mental, física y emocional, todo es válido a la hora de conseguir placer.

Un estudio de La Universidad de Indiana (USA) y publicado en el Journal of Sexual Medicine, revela que el 53 por ciento de las mujeres y el 45 por ciento de los hombres de entre 18 y 60 años usa consoladores. Muchas personas alegan su uso excesivo, ya que es una herramienta que está disponible las 24 horas, no se queja o pone peros, no hay problemas de eyaculación precoz y hasta manifiestan que el orgasmo está garantizado, aunque esto último no es necesariamente así, ya que el alcance del orgasmo requiere de otros elementos como la imaginación y las ganas.

A pesar de las bondades que esgrimen muchas mujeres, no se trata del amante perfecto, si es cierto que el vibrador puede ser un gran amigo en tiempos de “necesidad” o bien para tener las primeras experiencias con el propio cuerpo y conocer mucho mejor lo que les gusta y lo que no.

Es muy importante recordar que los juguetes sexuales son una buena opción complementaria, nunca sustitutiva, del sexo. A través de ellos, hombres y mujeres pueden explorar su sexualidad juntos o por separado. En el caso de las mujeres es una forma rápida de estimular el clítoris para llegar al orgasmo. Además, esta liberación de placer sexual aumenta tu libido.

Conocer qué te da placer es lo importante, así que no temas tampoco en usarlo. Hay parejas que consideran al vibrador como un intruso que puede dañar las relaciones sexuales entre ellos, pero nada más alejado de la realidad. Si se conversa al respecto y lo usan como recurso lúdico en sus encuentros, puede fortalecer y vitalizar su relación.

Si bien la adicción se puede llegar a dar, es complicado que te vuelvas adicta al vibrador, pero recuerda, todo aquello que no te deje cumplir funciones tan vitales como comer, dormir, asearte, trabajar, compartir con amigos y familiares, es un indicador clave de que existe un enganche. Además, por muy buenos que sea, un dispositivo de plástico o de goma, no te proporciona todo lo que con amor y una buena comunicación puedes lograr en la cama con tu pareja.

Rafael Tapias

Director Especialista Dinámica Social y Ecología Humana, Investigador, Escritor, Conferencista, PsychoSocial Trainer

Deja un comentario

Cerrar menú
error: Este contenido esta protegido por Derechos de Autor!!!
×
×

Carrito